viernes, julio 1, 2022
More

    El cuerpo necesita grasas no las discrimine

    La cantidad de grasas que se consumen sin importar que  sea alta o baja no está relacionado de forma directa con el aumento de peso y la presencia del colesterol malo en el organismo.  Lo que si importa es el tipo que se come.

    Para mantener una buena salud, la clave está en sustituir en su alimentación las grasas “malas” por “las buenas” ¿Pero cuáles son las buenas y las malas? La ciencia tiene una  respuesta a la pregunta.

    Las grasas consideradas «malas», que son las saturadas y trans, aumentan el riesgo de padecer ciertas enfermedades por ejemplo el colesterol alto. Están presentes en alimentos que han sido sometidos a hidrogenación, un proceso químico mediante el cual los aceites se transforman en grasas sólidas mediante la adición de hidrógeno a altas presiones y temperaturas.

    Entre éstos se encuentran los productos horneados como los pasteles y las galletas, los alimentos fritos entre las que figuran las papitas de los establecimientos de comida rápida,  los  “snack” empacados y algunas margarinas.

    Las grasas «buenas», que se dividen en monoinsaturadas y poliinsaturadas,  no representan riesgo para la salud. Ayudan al buen funcionamiento del corazón y muchas otras partes del cuerpo, porque pueden mejorar los niveles de colesterol en la sangre, aliviar la inflamación, estabilizar los ritmos cardíacos, y jugar una serie de otras funciones beneficiosas.

    Se encuentran en alimentos de origen vegetal como las nueces, el girasol, el maíz, la soya, los aceites de linaza, las  semillas de lino y el pescado.

    De acuerdo al artículo publicado por la Universidad de Harvard  todos los alimentos contienen algo de grasa. Incluso en los vegetales y las legumbres, por ejemplo la zanahoria y la lechuga poseen pequeñas cantidades de este nutriente.

    Esto demuestra  la importancia que tienen las grasas para el organismo humano. Sin embargo, su consumo determina en gran medida la cantidad de colesterol,  un lípido que participa en la sintetización de hormonas y diversos procesos fisiológicos como el celular y el digestivo.

    Como esta sustancia no se puede disolver en la sangre, para transportarse hacia las células, la tarea de acarrearlo la tienen las lipoproteínas que han sido dividas en dos tipos: lipoproteínas de baja densidad (LDL) conocidas como el colesterol «malo» y las lipoproteínas de alta densidad (HDL) llamadas colesterol «bueno».

    Según la Asociación Americana del Corazón, demasiado colesterol LDL puede tapar las  arterias, lo que aumenta el riesgo de tener un ataque al corazón o una enfermedad cerebro vascular.

    Aunque es importante limitar la cantidad de colesterol que usted come, en particular si padece alguna enfermedad  como la diabetes. Este lípido en la sangre es muy importante y su nivel en el torrente sanguíneo depende de la mezcla de grasas en su dieta, no de la cantidad que come en los alimentos.

    Más del autor

    Consejos para practicar fútbol

    La sociedad establece metas materiales que  se deben alcanzar, según el estándar que dicta,  esto  genera tensiones,...

    Una de cada 11 personas padece diabetes en Estados Unidos 

    Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, una de cada 11 personas en...

    Academia Americana de Oftalmología insta usar Medicare para análisis de ojos

    Uno de cada cuatro estadounidenses de 65 años de mayor edad padece de diabetes, un factor que los...

    Estadounidenses no reconocen las formas de abuso sexual

    Hay una necesidad crítica de reconocer todas las formas del abuso. La encuesta de Mary Kay Truth...

    Más

    Advertismentspot_img

    Recientes

    Los campamentos: herramienta básica en la educación

    La formación del ser humano pasa por importantes periodos, los niños tienen la necesidad de aprender del contacto con la naturaleza, correr en el...

    Kick Boxing:célebre gracias a Holywood y la UFC

    ¿Qué tienen en común las populares películas de Jean Claude Vandame o las célebres peleas de Mc Gregor o  Matt Hamil? Pues muestran técnicas...

    El veneno de sapo es el alúcinogeno más popular entre las celebridades

    Estrellas del deporte, artistas y actores famosos fuman veneno de sapo. Mike Tyson, Chelsea Handler, Christina Haack, Nacho Vidal y Hunter Biden, hijo del presidente...

    Suscríbete gratis

    Registra tu correo para recibir noticias de Galenica.